5 de junio, día mundial del medio ambiente

Hay uno o incluso más de uno cada día. Sobre enfermedades, grupos sociales, lenguas o incluso deportes minoritarios…pero, ¿para qué sirven los días internacionales? Estas jornadas se celebran para conocer realidades, problemáticas, sensibilizar y …¡hablar de ello!

Hoy es EL DÍA mundial del medio ambiente y nos va al pelo para hablarte de POR QUÉ vale la pena decir no al desperdicio. Tirar alimentos no es solo un acto poco ético sino que supone un despilfarro tremendo de recursos como agua, tierra, energía, trabajo y capital. Todos ellos recursos finitos de nuestro planeta.

Fíjate bien en los datos que ofrece FAO y que te traemos aquí: son cuatro pinceladas del las consecuencias de desperdiciar 1,3 mil millones de toneladas de comida anuales.

  • Según FAO, el agua que se necesita para producir toda la comida desperdiciada en un año equivale a 3 veces el volumen del lago Ginebra, el mayor lago de Europa Occidental. Esto equivale a 17.280 veces el volumen del lago de Banyoles, por poner un ejemplo más cercano. ¿Se dice rápido verdad?
  • El 30% de la tierra agrícola del mundo se utiliza para producir alimentos que nunca serán consumidos. Esta superficie equivale a la extensión de China, Mongolia y Kazajstán.
  • El 8% de todo el total de gases de efecto invernadero que se emiten proviene de producir alimentos que nunca consumiremos. La expulsión de estos gases contribuye al calentamiento global y al cambio climático. FAO también calcula que, si se usaran y se distribuyeran mejor los alimentos, el 14% de todas las emisiones provenientes de la agricultura podrían evitarse en 2050.

Además, los costes sobre la economía se traducen en 750 millones de dólares a precio de productor (1 billón a nivel de minorista). A esto, se tienen que sumar los costes sobre el medio ambiente, son difíciles de conocer ya que algunos no se reflejan en los precios del mercado, sino que los sufragamos nosotros, la naturaleza y las personas. FAO calcula que contaríamos con otros 700 millones de dólares más al año.

Pero, piensa…cuánta más comida se desperdicia, más comida tiene que producirse. Con una producción adicional, se incrementa todavía más el agotamiento de los recursos naturales, el uso de capital y la contaminación que produce.

Hecha la radiografía, queda plantearnos: ¿qué podemos hacer nosotr@s de manera individual? Desde Soy Comida somos optimistas: que estés leyendo esto ya es una genial noticia Ahora, actúa y comparte! #yonodesperdicio #soycomidaperfecta

Share this post
  ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EN ES